MARIDAJES XI
14.11.2012
Exposiciones


imagen de dos fotografías, en una se aprecian de espaldas a una mujer con un niño, ambos en bañador, cogidos de la mano paseando por la playa y en la otra se aprecian de espaldas a un hombre con un traje negro y a un niño mirando hacia el oceano

Hay fotógrafos que se sientes más libres fotografiando otras ciudades que la propia. Sin embargo, para otros, como Paco Gómez (1918-1998) y Jorge Guerra (1936), la proximidad con su ciudad natal les permite acercarse con una atractiva mirada para profundizar en el conocimiento de su mundo más cercano. En la 11ª edición del ciclo de exposiciones "Maridajes", Bodegas Roda reúne a estos dos autores, de la colección de la Fundación Foto Colectania, para acceder al público la ciudad de San Sebastián de finales de los años cincuenta vista por Paco Gómez y la ciudad de Lisboa de 1967 a través de la cámara del portugués Jorge Guerra.

El portugués Jorge Guerra viajó durante toda su vida, con largas estancias en Angola, Londres y Canadá, pero en 1967 dedicó buena parte de su tiempo a recorrer y mostrar Lisboa, su ciudad natal. Con un estilo fotográfico influido por el humanismo dominante en la fotografía europea de entonces, al que Guerra le imprime un punto de riesgo con sus peculiares encuadres, el fotógrafo muestra una ciudad gris y a su vez tierna, volcando la añoranza por su tierra en el retrato de sus gentes.

Por su parte, Paco Gómez residió y realizó la mayor parte de su en obra en Madrid, pero sus orígenes estaban en el País Vasco, motivo por el cual veraneó durante varios años en San Sebastián. La serie que se presenta en la exposición Maridajes XI es una excepción en su obra, normalmente intimista y abstracta, al demostrar también su dominio del reportaje. Se trata de un documento centrado en la gente y con una mirada serena, muy parecida a la de Jorge Guerra. En este sentido, esta serie de Paco Gómez es una invitación a disfrutar de un paseo tranquilo por los rincones de San Sebastián.

Paco Gómez

Paco Gómez (Pamplona, 1918 - Madrid, 1998) sintió el interés por la fotografía en su juventud y su desarrollo fue completamente autodidacta. En 1956 ingresa en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid. Tres años más tarde, obtiene el Trofeo Luis Navarro de Fotografía de Vanguardia. En 1994 forma parte del consejo de redacción de la revista Cuadernos de Fotografía y colabora en la organización de las exposiciones del Aula Fotográfica del Instituto de Cultura Hispánica. El hábitat natural de Paco Gómez era la ciudad, y su tendencia a fotografiarla se vio reforzada a lo largo de los años por su estrecho vínculo con la arquitectura. En las calles y entre las gentes de su ciudad se sentía cómodo y es allí donde realizó algunas de sus grandes obras: nos enseñó los límites de la ciudad con una óptica moderna, probablemente influenciada por el cine, descubriéndonos el vacío que marcaba la expansión de la gran ciudad. Esta peculiar mirada se repite en San Sebastián con fotografías de descampados, norias, barandillas, que el fotógrafo utiliza para dirigir su mirada hacia afuera, hacia los límites. Con la muerte de Gómez, sus herederos acordaron con la Fundación Foto Colectania la donación del archivo fotográfico del autor. La fundación ha organizado varias exposiciones colectivas en las que se han incluido obras de Paco Gómez, y en 2010 dedicó una gran retrospectiva al autor, titulada "Orden y desorden" y comisariada por Laura Terré, que itineró por Pamplona, Huesca, Almería y Valladolid.

Jorge Guerra

Jorge Guerra (Lisboa, 1936) realizó buena parte de sus trabajos más emblemáticos durante los años sesenta. Además de la fotografía se ha dedicado a diversas actividades relacionadas con el diseño, el cine y durante más de diez años ha dirigido la revista canadiense OVO. En el año 1967 dedicó buena parte de su tiempo a recorrer y enseñarnos Lisboa, su ciudad natal. Con un estílo fotográfico influido por el humanismo dominante en la fotografía europea de entonces, al que Guerra le imprime un punto de riesgo con sus peculiares encuadres, nos muestra una ciudad gris y a su vez tierna, volcando la añoranza por su tierra en el retrato de sus gentes. Su crónica fotográfica de 1967 de la Lisboa de los tiempos de la dictadura, merece, por su tristeza y autenticidad, un lugar en la fotografía de posguerra portuguesa. Su obra ha sido objeto de una exposición antológica en el Centro Cultural de Belém en 2000 en la que se reunía obra realizada durante su éxodo por Angola, Londres, Italia y México, hasta llegar a Canadá.


 

Camino de Anguix s/n · 09311  La Horra, Burgos. España · Teléfono 947 613 963

 

Política de privacidad · Todos los derechos reservados
 ®2011 Bodegas LA HORRA